Documento sin título

EL ACENSO DE LA FALDA

Hacer un recuento de lo que ha sido la moda y la evolución del traje, nos lleva sin lugar a dudas a efectuar igual repaso de los acontecimientos, personajes históricos y las diferentes corrientes del pensamiento que han influido en la transformación del vestido durante cada periodo.
En el transcurso de los ochocientos la mujer usaba la falda larga, muy larga hasta los pies, de manera que cubría el tobillo y no dejaba ver los lujosos botines que se llevaban debajo. Aquella moda era tan rigurosa que en el torneo de Wimbledon de 18884 se permitió la participación de jugadoras femeninas en una de las canchas y se impuso la falda larga como uniforme oficial, pero unas dama de apellido Beanish fue expulsada del campeonato por atreverse a enseñar los tobillos bajo unas faldas ligeramente mas cortas con las que se sentía mas cómoda para jugar.
…Aquella era la antesala de la Belle Epoque.

La puritana Belle Epoque

El periodo comprendido entre 1890 y 1910 transcurrió lleno de prejuicios y fetichismos. Lola Gavarron lo describe así; “el ocultamiento total del cuerpo femenino por los atuendos de la época explica que la simple vista del menor tobillo fugaz, hiciera estremecerse a los señores…Bandadas de caballeros esperaban atentamente en las paradas de los tranvías la subida de una chica bonita al…. a quien vislumbrar los tobillos”

Inicialmente en América, luego en Inglaterra y por ultimo en Francia, hacia 1910, los tobillos femeninos ya se dejaban ver, desatando con ello la “pasión por las medias y un mayor interés por el calzado.
Las medias eran caladas de seda, o de crepe y costaban una fortuna. Se usaban bordadas a mano con adornos florales o de pájaros y embellecidas con encaje de Bruselas. Estas medias se sujetaban con ligas justo encima de la rodilla. Las ligas eran adornadas con pasa cintas, borlas de pasamanería y basta lentejuelas o bordadas con frases muy sugestivas.
Entre 1910 y 1914 la Maison Paiquin lanzo la moda de una falda muy peculiar llamada “jupe entravee” que es la antepasada de la falda tubo.
La jupe entravee consistía en una falda larga, que termina casi en punta y obligaba a las mujeres a caminar dando saltitos 
. Era una moda muy incomoda por lo que fue adoptada solo por las mujeres mas exóticas y no llego a difundirse mucho.

¿Quién gana la guerra?
De esta manera la falda va evolucionando y haciéndose cada día mas corta. En los prolegómenos de la guerra, la falda llego a la altura de la pantorrilla.
Después de la Primera Guerra Mundial, la mujer había ganado su propia batalla, había conquistado ya in importante rol social y su mentalidad tan bien había cambiado, y así la falda continuó irreversiblemente su paso ascendente. Francios Boucher escribe: ‘” en 1925 la falda se vuelve tan corta como nunca antes se había visto…” fue entonces cuando se mostraron por primera vez las rodillas.

Las medias y los zapatos cobraron mayor importancia. Las medias eran de seda o de algodón y se usaban de color carne, tratando de imitar la piel desnuda. Como las faldas eran mas altas, había que sujetar las medias un poco mas arriba, surgiendo entonces el sensual portaligas.
En 1945 la tensa situación entre Japón y Estados Unidos, determinó que el país oriental embargara un envió de seda para Norteamérica, lo que causó gran revuelo entre las damas americanas que se rehusaron categóricamente a usar medias de lana o algodón. Este incidente aceleró el descubrimiento del nylon que luego invadió el mercado con las llamadas medias de cristal.

Una moda “desvergonzada”
Durante las décadas siguientes, la falda se llevó larga o corta a la altura de la rodilla, según los dictados de la moda. Hasta que en 1963 Courreges lanzó por primera vez la minifalda en el terreno de la alta costura.
En 1965 Mary Quant y su esposo Alexander Plunkett Greene, desde su boutique llamada Bazaar (en una calle de Chelsea, en Londres) causaron revuelo entre las jovencitas lanzando la minifalda en el plano sport y a un precio asequible a la poderosa clientela quinceañera. La minifalda alcanzo su máxima expresión a fines de los anos 60 y marcó una nueva revolución en medias. Se lanzaron los “collants” y las medias “slips” de alegres colores mate, dejando de lado ligas y portaligas.
Una firma francesa llamada Societe de Boneterie De Tergnier patentó una etiqueta con el nombre ‘mitoufle” e invadió la ciudad con carteles publicitarios que decían “Mini mitoufle”
Luego una firma italiana lanzó los collants de malla elástica y mas fina.
Posteriormente se inventaron los collants sin costura y el slip collant, los que fueron perfeccionándose debido a las exigencias del mercado.
La evolución de la falda trajo consigo el desarrollo de otro tipo de prenda como la ropa interior, medias y  calzado, y por consiguiente incidió directamente en el desarrollo de otras industrias afines o paralelas.

Sociedad Nacional de Industrias.
Publicación Mensual del Comote de Prendas de Vestir.
Febrero 1991